open access

Resumen

El año 2019 fue testigo de múltiples acontecimientos internacionales que afectaron la dinámica en la región Asia-Pacífico, como la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, el surgimiento y durabilidad de las protestas sociales en Hong Kong, así como la política exterior ofensiva adoptada por el presidente Donald Trump. Por ello, la estabilidad social, económica y política de la región fue reconfigurándose a lo largo del año. Dada la proximidad con los actores antes mencionados, la política interna y externa de Taiwán reparó en cuantiosos cambios.

Introducción

El año 2019 fue testigo de múltiples acontecimientos internacionales que afectaron la dinámica en la región Asia-Pacífico, como la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, el surgimiento y durabilidad de las protestas sociales en Hong Kong, así como la política exterior ofensiva adoptada por el presidente Donald Trump. Por ello, la estabilidad social, económica y política de la región fue reconfigurándose a lo largo del año. Dada la proximidad con los actores antes mencionados, la política interna y externa de Taiwán reparó en cuantiosos cambios.

La guerra comercial entre China y los Estados Unidos fue uno de los eventos más significativos que marcó, afectó y en múltiples casos reorientó la política no sólo de los países asiáticos sino de todo el mundo. En el caso de Taiwán, la guerra comercial creó áreas de oportunidad económica y política para la isla. En algunos sectores industriales, Taipéi se benefició de las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos a las importaciones chinas y, en la esfera política, el gobierno taiwanés aprovechó la coyuntura para fortalecer y estrechar su relación con los Estados Unidos.

Por otro lado, la crisis social derivada de las manifestaciones que han sacudido la región de Hong Kong desde el inicio de segunda mitad del año generó inestabilidad política y económica en ésta debido a la creciente violencia durante las protestas y los constantes enfrentamientos con la policía, aunada a las pérdidas económicas para los pequeños y medianos negocios, así como para las empresas transnacionales y los inversionistas extranjeros. Además, las medidas que el gobierno ha adoptado para frenar la ola de violencia que azota a Hong Kong provocaron tensiones entre China y otros países. Taipéi no quedó exento de tener implicaciones económicas, sociales y políticas, además de fricciones con Beijing. La importancia de Hong Kong en la región radica en que, por años, ha fungido como centro económico y financiero mundial por el que circula un porcentaje significativo del comercio internacional.

Otro de los ejes que determinó el vaivén en la política nacional y con el exterior fueron las campañas electorales para elegir a los candidatos presidenciales y legislativos que contenderán el próximo 11 enero de 2020 en Taiwán con el fin de elegir al próximo presidente de la república, así como para designar a los integrantes del Yuan Legislativo. Asimismo, la contienda electoral también ha sido afectada por el desarrollo de los acontecimientos sociopolíticos y socioeconómicos externos.

El siguiente capítulo está dividido en cuatro secciones. En la primera se hizo una revisión de los acontecimientos y políticas adoptadas bajo la administración de la presidenta Tsai Ing-wen (蔡英文); igualmente, se incorporaron las propuestas más relevantes de los candidatos a la presidencia en 2020 y la postura adoptada por Beijing a propósito de las elecciones. En la segunda sección se resumieron los logros y los principales desafíos que enfrentó Taipéi en materia económica. En la tercera sección fueron recopilados los sucesos internacionales más significativos que marcaron las relaciones exteriores de Taiwán, haciendo hincapié en el desarrollo de las relaciones a través del Estrecho y en los efectos sociopolíticos provocados por las protestas sociales en Hong Kong. Finalmente, en la cuarta sección se presentan algunas consideraciones finales.

Política interna

Tras la renuncia de los legisladores elegidos en las elecciones legislativas parciales de 2018, Psuya Yao, Lu Shiow-yen, Wang Hue-mei, Huang-Wei-cher, Huang Wei-cher y Yang Cheng-wu (algunas fueron resultado de acusaciones por casos de corrupción), el gobierno llamó a nuevas elecciones que se realizaron en enero y marzo para votar a los representantes de las vacantes en los escaños y concluir el periodo legislativo hasta 2020. El PDP retuvo sus dos escaños en Tainan y Nueva Taipéi, mientras que el KMT conservó el asiento del primer distrito de Changhua y ganó el quinto distrito de Taichung. El independiente Chen Yu-chen obtuvo el condado de Kinmen (Observatorio de la Política China, 2019).

En febrero, el Yuan Ejecutivo aprobó un presupuesto de $814 millones de dólares para realizar la tercera fase del Plan de Desarrollo Tecnológico Espacial, el cual consiste en la construcción de dos satélites de telemetría inteligente de ultraalta resolución, el desarrollo de seis satélites de telemetría óptica de alta resolución, así como la fabricación de dos satélites con radar de apertura sintética. El ministro de Tecnología anunció que los nuevos satélites podrían lanzarse en 2021 (Radio Taiwán Internacional, 2019a).

En el mismo periodo, el Yuan Ejecutivo aprobó el proyecto de Ley de Cumplimiento de la Interpretación del Yuan Judicial número 748, para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo mayores de 18 años. En mayo, con 66 votos a favor y 27 en contra, el Yuan Legislativo aprobó esta ley y Taiwán se convirtió en la primera nación asiática en permitir el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo (Smith, 2019).

Dos generales retirados, Chen Ting-chung y Huang Shing-chiang, elogiaron al presidente Xi Jinping durante el Foro de Generales a través del estrecho en Xiamen, realizado en la provincia china de Fujian a finales de 2018. Ello derivó en la decisión del Yuan Ejecutivo de promulgar una enmienda al acta que rige las relaciones entre la población del área de Taiwán y el área continental (台灣地區與大陸地區人民關係條例) para aumentar el tiempo en que un general, un mayor, científicos oficiales y agentes de inteligencia podrán obtener permiso del Ministerio del Interior para poder viajar a China. El plazo se extendió de tres a 15 años. Esta enmienda tiene como objetivo prevenir que oficiales del gobierno y del ejército asistan a eventos oficiales en China y puedan comprometer la soberanía de Taiwán (Chung, 2019).

En noviembre, el Yuan Legislativo decretó el Acta Básica de los Asuntos del Océano para formular un libro blanco que establezca un marco básico de referencia sobre la política marina y la contaminación del océano. Este libro incluirá la descripción de los objetivos y lineamientos para desplegar las estrategias de desarrollo nacional en materia oceánica, así como los mecanismos para impulsarlas. Asimismo, el gobierno busca integrar estrategias para hacer un uso responsable y eficaz de los recursos marítimos, así como contrarrestar la contaminación del mar y proteger a Taiwán de los desastres naturales (Chen y Hsu, 2019).

Carrera presidencial para 2020

En 11 de noviembre, la Comisión Electoral Central (CEC) dio a conocer a los candidatos que disputarán las elecciones presidenciales y legislativas que designarán al próximo presidente de la República de China, así como a los 34 representantes del Yuan Legislativo. Las elecciones serán celebradas el 11 de enero de 2020. La tercia de candidatos está integrada por la actual presidenta Tsai Ing-wen, quien buscará la reelección con el Partido Demócrata Progresivo (PDP), por el alcalde de la ciudad de Kaohsiung, Han Kuo-yu (韓國瑜), quien va por el partido del Kuomintang (KMT) y el presidente del Partido Pueblo Primero (PPP), James C. Y. Soong (宋楚瑜). Lai Ching-te (賴清德), quien fungió como primer ministro entre 2017 y 2019, fue designado por Tsai como su compañero de fórmula, mientras que Chang San-cheng (張善政), quien fuera primer ministro en 2016 y ministro de Ciencia y Tecnología en 2014, acompaña a Han (Aspinwall, 2019a). Por su parte, Sandra Yu (余湘) contenderá junto a Soong (Ku, Yeh y Hsu, 2019).

De acuerdo con diversas encuestas realizadas por medios locales, la contienda presidencial se disputará entre Tsai Ing-wen y Han Kou-yu. A principio de año, Han dominaba las encuestas de salida; sin embargo, durante el verano y como resultado de las protestas en Hong Kong, sus números disminuyeron provocando que Tsai se pusiera en la delantera (Aspinwall, 2019b). Los sentimientos anti-China y la negativa de la población a aceptar el Consenso de 1992 han incitado a un mayor número de votantes a inclinarse por Tsai debido a que es la candidata cuya política exhibe tintas más independentistas.

Conjuntamente, el Kuomintang también está en riesgo de perder la mayoría en las elecciones legislativas, debido a que perdió la primera posición en las encuestas, lugar en que se había mantenido hasta noviembre (aun tras cinco meses de manifestaciones en Hong Kong) y se posicionó en segundo lugar por detrás del PDP inmediatamente después de que el partido reveló su lista de candidatos por representación proporcional. La lista del KMT está conformada por aspirantes que, en su mayoría, apoyan la unificación de China, y ése ha sido el principal factor para disminuir el número de simpatizantes (Nachman y Hioe, 2019).

La política de Han indica que dos de sus mayores intereses son acelerar y fortalecer la economía de Taiwán por medio del mejoramiento de las relaciones comerciales con la República Popular China (RPC) y el aumento de las inversiones entre ambos. Se espera que, de ganar, cambie sustancialmente la política exterior -“Nueva política hacia el sur”- implementada por Tsai, debido a que ha criticado sus resultados. Cuando fue electo alcalde de la ciudad de Kaohsiung, Han persiguió una estrategia que buscaba fortalecer los lazos económicos con las provincias del sur de China y del sureste asiático bajo un proyecto de Cooperación Sur-Sur para expandir el comercio.

En junio, Han indicó que de ser electo presidente propondría una estrategia llamada “Diplomacia para hacer dinero” (發財外交), con el objetivo de movilizar a los funcionarios en el extranjero y a los consejos empresariales para aumentar y diversificar las capacidades comerciales de Taiwán (Huai-Che, 2019). Por otro lado, si Tsai es reelecta sus esfuerzos se concentrarán en reforzar su “Nueva política hacia el sur”, para lograr una mayor independencia económica de China e impulsar una mejor estrategia competitiva y comercial junto con los Estados Unidos, siguiendo los principios de la Estrategia del Indo-Pacífico1 impulsada por éstos en 2017 (Huai-Che, 2019).

A pesar de que el KMT se ha proclamado como un partido en favor de los Estados Unidos, las inclinaciones hacia Beijing, particularmente durante el curso de la guerra comercial, han incitado que el KMT sea catalogado como un partido pro chino (Ogasawara, 2019). De hecho, el presidente del KMT, Wu Den-yih (吳敦義), indicó que, de recuperar la presidencia, el KMT estaría en disposición de firmar un acuerdo de paz con China. En respuesta, el grupo parlamentario del PDP llamó a un referéndum a fin de aprobar una ley para evitar cualquier acuerdo de paz con Beijing (Observatorio de la Política China, 2019b).

Beijing apoya la candidatura de Han Kuo-yu y las autoridades chinas han actuado de forma parcial durante la contienda debido al interés de Han para entablar el diálogo, estrechar la relación bilateral y fortalecer los intercambios comerciales entre ambos. Aún fungiendo como alcalde de Kaohsiung, Han visitó la ciudad de Shenzhen, en la provincia de Guangdong; la ciudad de Xiamen, en la provincia de Fujian; Macao y Hong Kong, para entrevistarse con las autoridades locales y con directores de la Oficina de Enlace de Beijing.

En repetidas ocasiones Tsai ha insistido en que existe el riesgo de que China interfiera en las elecciones y, por lo tanto, ha insistido en la implementación de mecanismos para evitarlo. En diciembre propuso un proyecto de ley antiinfiltración que prohíbe a cualquier actor externo (haciendo referencia a China) hacer donaciones a los partidos políticos taiwaneses, o influir en las elecciones por medio de apoyos financieros a los partidos o contendientes. El vocero de la Oficina de Asuntos sobre Taiwán indicó que esta política incita a la hostilidad y restringe los intercambios en la región (Reuters, 2019).

Desafíos y logros en materia económica

De acuerdo con los cálculos del Ministerio de Asuntos Económicos, Taiwán depende en 56.5% de las exportaciones; por lo tanto, el curso del comercio exterior tiene fuertes implicaciones en la economía interna. Durante 2019 diversos factores internos y externos incidieron en el desarrollo de su economía, como el debilitamiento del crecimiento económico global, la disminución de los niveles de inventario en el sector de semiconductores, los conflictos comerciales internacionales y el aumento de la capacidad de producción nacional impulsada por la restitución de las empresas manufactureras extranjeras en el país.

Conforme datos oficiales, la “Nueva política hacia el sur” ha resultado en beneficios económicos para Taiwán. Las inversiones de Taipéi hacia países aliados alcanzaron los $3.92 mil millones de dólares en 2018, lo que significó un incremento de 66% en comparación con 2016. Asimismo, el turismo entre los socios aumentó 60% en el mismo periodo (Huai-Che, 2019). Empero, durante 2019, tras la prohibición a los ciudadanos chinos de visitar Taiwán, el turismo sufrió un revés económico debido a que este sector depende de los turistas provenientes de la RPC. Los expertos indicaron que la sanción impuesta por China podía disminuir el ingreso de al menos 700 000 visitantes, con una pérdida económica de hasta $904 millones de dólares (South China Morning Post, 2019).

El crecimiento económico del país se mantuvo desacelerado durante la primera mitad del año; sin embargo, se experimentó un ligero aumento a partir del tercer cuatrimestre, alcanzando 2.99%, y durante el último cuatrimestre logró 3.04%. Por lo tanto, la tasa de crecimiento anual fue de 2.64%. De acuerdo con el gobierno, la economía experimentó un crecimiento de 0.18%, superior al previsto en agosto; además, la Dirección General de Presupuesto, Contabilidad y Estadísticas (DGBA, por sus siglas en inglés) indicó que la economía podría expandirse hasta 2.72% para 2020.

El repunte de la economía en la segunda mitad del año se debió, en gran medida, a que múltiples empresas transnacionales buscaron reubicarse fuera de China o externalizaron su producción para evitar pagar los aranceles punitivos impuestos a las exportaciones chinas hacia los Estados Unidos durante la guerra comercial. Además, el gobierno de Taipéi aprovechó esta coyuntura para ofrecer subsidios que atrajeran a las compañías taiwanesas para volver a la isla (Lee y Kao, 2019). La industria electrónica fue la más beneficiada durante la guerra comercial debido al aumento de la demanda internacional de productos de alta tecnología, teléfonos inteligentes (incluidos los de quinta generación 5G) e inteligencia artificial fabricados en Taiwán.

Las exportaciones de tecnología, equipos de comunicaciones de red y productos audiovisuales hacia su segundo socio comercial, los Estados Unidos, experimentaron un incremento de 17.7% durante la segunda mitad del año (Chen, 2019). Sin embargo, en comparación con 2019, el balance general reveló que las exportaciones disminuyeron aproximadamente 3.5%. La región en donde más disminuyeron las exportaciones fue en Asia-Pacífico, siendo China continental y Hong Kong los lugares donde disminuyeron de forma drástica. A la fecha, más de 40% de las exportaciones de Taiwán tiene como destino el mercado chino, mientras que más de 70% de sus inversiones en el exterior también se ubican en China continental.

Para evitar la fuga masiva de capitales taiwaneses, en noviembre la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de Beijing acordaron la implementación del proyecto “26 medidas”, que consiste en el desarrollo de mecanismos para promover el intercambio económico y comercial, así como para reforzar la cooperación en el Estrecho.2 Entre las medidas se ofrecieron servicios consulares, la emisión de pasaportes temporales para ciudadanos taiwaneses que residen en China, así como el derecho de apoyo y protección en el extranjero por medio de las embajadas y consulados chinos. También se anunciaron múltiples beneficios para que las empresas taiwanesas permanezcan en el territorio; entre éstos se ofreció la participación en la construcción de equipos técnicos para el desarrollo de tecnología 5G, de aviación civil, así como el acceso equitativo a subsidios, proyectos de financiamiento y facilitación para la importación y exportación de sus productos (Zhang, 2019).

Esta medida fue duramente criticada por el gobierno de Taipéi y acusó a China de tratar de dividir a la población en vísperas de las elecciones que se llevarán a cabo en enero próximo. Igualmente, expertos advirtieron que la emisión de documentos de identificación por medio de las embajadas y consulados chinos podría comprometer la información personal de los ciudadanos taiwaneses (Hsiao y Hetherington, 2019). Por su parte, miembros del Kuomintang, celebraron el proyecto e indicaron que Beijing estaba generando oportunidades de desarrollo y de trato igualitario para los ciudadanos de la isla (Aspinwall, 2019b).

Política exterior

El gobierno de Tsai Ing-wei ha buscado posicionar a Taipéi en el sur y sudeste asiático bajo su política denominada “Nueva Política hacia el Sur”, anunciada en 2016. Asimismo, ha centrado sus esfuerzos en reforzar y mantener una relación bilateral muy estrecha con los Estados Unidos, al mismo tiempo que ha tratado de deslindarse de Beijing. Desde que Japón y los Estados Unidos adoptaron la “Estrategia libre y abierta del Indo-Pacífico” para mantener la seguridad y estabilidad de la región y contrarrestar la influencia de China en la zona, Taiwán ha sido una de las naciones que ha tratado de contribuir, bajo sus propios términos, en el proyecto, con miras a alcanzar sus propios intereses políticos y económicos.

Desde que Tsai se convirtió en la presidenta taiwanesa, el gobierno chino adoptó una política exterior muy abrasiva para asilar internacionalmente a Taiwán y limitar su participación en foros y organismos internacionales, y disminuir el número de países que le otorgan reconocimiento diplomático. Durante la administración de Tsai, Beijing le ha arrebatado siete aliados: Panamá, Burkina Faso, República Dominicana, El Salvador, Santo Tomé y Príncipe, las Islas Salomón y la República de Kiribati.

En mayo, el Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley con el fin de secundar los esfuerzos de Taiwán para convertirse en miembro observador en la Organización Mundial del Comercio (OMC). La ley habilita al Departamento de Estado norteamericano para incluir información en sus reportes anuales que respalden la participación de Taiwán en este organismo. Taiwán recibió la invitación de la OMC para participar como observador bajo el nombre de Taipéi entre 2009 y 2016. Sin embargo, de 2017 a 2019 la isla no recibió ninguna invitación debido a la oposición de China (Chiang, 2019)

Tsai Ing-wen realizó una visita oficial a los países aliados en las islas del Pacífico. Sin embargo, en septiembre de 2019 sufrió un revés diplomático cuando dos de sus aliados, las Islas Salomón y Kiribati rompieron relaciones con Taiwán para dar reconocimiento diplomático a la RPC. Ambos países se convirtieron en el sexto y séptimo países, respectivamente, que rompieron relaciones con Taipéi durante la administración de Tsai Ing-wen.

El 16 de septiembre, el gobierno de las Islas Salomón anunció el reconocimiento de la RPC y el restablecimiento de relaciones entre ambas naciones. De acuerdo con autoridades locales, esta decisión fue tomada persiguiendo los intereses nacionales del país. Desde julio de 2019, el primer ministro Manasseh Sogavere ya había hecho declaraciones indicando que ser aliado de Taiwán no traía ventajas económicas y menos políticas para la isla. El 17 de septiembre, Taipéi informó el cierre de su misión diplomática en las islas, así como la salida de su personal técnico y diplomático. Por su parte, el gobierno de Kiribati anunció el 20 de septiembre el reinicio de relaciones diplomáticas con Beijing por motivos estratégicos y después de una evaluación de sus intereses en materia de política exterior (Aspinwall, 2019c).

El primer ministro de Tuvalu, Simon Kofe, declaró en noviembre que, a pesar de las ofertas de China para construir islas artificiales en su territorio, el gobierno de su país las rechazó, e indicó que mantendrán su relación con Taiwán; incluso expresó su intención de trabajar en conjunto con el resto de los aliados de Taipéi, las Islas Marshall, República de Palao y Nauru para contrarrestar la posición de China en esta región (Lee, 2019).

En octubre, el Senado de los Estados Unidos aprobó la “Iniciativa para la mejora y protección internacional de los aliados de Taiwán”. Esta acta autoriza al Departamento de Estado a reducir sus compromisos de seguridad, diplomáticos y económicos con los países que realicen acciones que perjudiquen el interés de Taiwán. Esta propuesta busca apoyar a Taipéi para retener y fortalecer los lazos diplomáticos con los 15 aliados que aún conserva. Asimismo, los Estados Unidos se comprometen a ayudar al gobierno taiwanés a conseguir una mayor participación internacional como miembro u observador en foros y organismos internacionales (Radio Taiwán Internacional, 2019b).

Relación con la República Popular China

El presidente Xi Jinping inició 2019 mostrando una postura firme frente a la política que China seguiría respecto a Taipéi y reiteró que uno los objetivos principales de su administración es la reunificación de China. El 1º de enero, el presidente Xi pronunció un discurso fuerte y épico a funcionarios, oficiales militares e invitados durante la conmemoración del 40 aniversario de la publicación de “Un mensaje a los compatriotas en Taiwán”,3 en el Gran Salón del Pueblo. El presidente chino urgió a Taipéi a entablar el diálogo para la unificación y adopción de la política “un país, dos sistemas”, e insistió en que Taiwán es parte de China y que los territorios de ambos lados del Estrecho son uno mismo. Xi indicó que, debido a que el país crece, la nación está rejuveneciendo y la unificación entre ambos lados es la gran tendencia de la historia. Asimismo, advirtió que la reunificación es un proceso inevitable y que ni las diferencias políticas ni la diferencia entre los sistemas serían un obstáculo para lograrlo y menos una excusa para el separatismo. Conjuntamente, insinuó que China podría valerse del uso de la fuerza como una medida en caso de ser necesario, particularmente, en contra de la intervención de fuerzas extranjeras (China Daily, 2019a).

Un día después de que el presidente chino pronunció su discurso, la presidenta Tsai Ing-wen declaró en el auditorio de la Oficina de Presidencia que Taiwán nunca ha aceptado el Consenso de 1992 de una sola China, “un país, dos sistemas”. Y reiteró que su gobierno de ninguna manera aceptaría esta política; además, apuntó que la mayor parte de la población se opondría rotundamente a ello. La presidenta Tsai exteriorizó que la única forma en que podrían mejorar y desarrollarse las relaciones en el Estrecho sería si China acepta la existencia de la República de China y que no niegue que un sistema democrático rige a la nación, que respeta la libertad de la sociedad taiwanesa (Office of the President, Republic of China, 2019).

El inicio e intensificación de las protestas en Hong Kong en junio de 2019 provocó que la relación entre Taipéi y Beijing también experimentara un aumento en la tensión. A pesar de que Tsai aseguró que su gobierno no intervendría en los asuntos internos de Hong Kong, instó al gobierno de la Región Administrativa Especial a entablar el diálogo con su población. Además, la crisis social derivada de las manifestaciones le permitió a Tsai tomar ventaja de la coyuntura para reforzar su discurso en contra de la implementación de la política de “un país, dos sistemas” con Beijing. Tsai ha expresado a sus electores que, de aceptar una relación más cercana con Beijing, el sistema democrático taiwanés se podría ver comprometido con una mayor injerencia de China en asuntos internos.

El aumento de la violencia, la transgresión en las actividades diarias de los ciudadanos y el temor a ser arrestado de los jóvenes que han participado en enfrentamientos con la policía provocaron un éxodo masivo de personas de Hong Kong. Un número significativo de hongkoneses optó por Taiwán como destino, y, aunque la isla no tiene una ley formal sobre refugiados, el gobierno ofreció apoyo y asistencia extraoficial a quienes buscaran ingresar en su territorio.4 Pese a que se discutió la posibilidad de adoptar una política de refugiados, ésta fue rechazada por la oposición por el alto riesgo de confrontación con China y por la discriminación que surgiría debido a que los chinos continentales que han emigrado a Taiwán quedarían fuera de la política (Feng, 2019).

La cercanía entre Taiwán y los Estados Unidos, el aumento en las inversiones (tan sólo en 2019 el presupuesto militar de Taiwán fue de $11.3 mil millones de dólares y se estima que aumentará 20% para 2025) para el desarrollo militar, que incluye la fabricación de misiles, tecnología militar electrónica, un sistema de misiles de defensa, en conjunto con el incremento en la venta de armas de fabricación estadounidense hacia Taiwán, y la navegación de buques estadounidenses por el Estrecho, hizo que China fortaleciera sus capacidades militares, aumentara las manifestaciones de fuerza militar y coerción económica, y que adoptara una política exterior más agresiva para limitar la presencia internacional de Taipéi (Lin, 2019).

En abril, la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación realizó simulacros de vuelo con aviones bombarderos, de combate y de reconocimiento como medida de disuasión y coerción en el Estrecho. En mayo, China ejecutó simulacros con detonaciones al norte de Taiwán para demostrar sus capacidades militares (Lin, 2019).

En mayo, Taiwán llevó a cabo sus ejercicios militares anuales, llamados Han Kuang, en los que se utilizaron helicópteros de asalto, aviones de combate y tanques para simular una respuesta ante un enfrentamiento militar con China. Posteriormente, en julio, la Oficina de Información del Consejo de Estado de la RPC publicó su Libro Blanco de la Defensa China, en el que el gobierno dejó muy claro que la situación respecto a Taiwán es extremadamente primordial, por lo que se reserva el derecho de intervenir militarmente para evitar la interferencia externa en este asunto, así como para evitar la secesión de cualquier parte de su territorio (Xinhua, 2019).

Luego de la publicación del libro, Beijing inició en julio ejercicios militares en las provincias de Fujian y Guangdong, cerca del Estrecho. En agosto, China condujo por lo menos tres ejercicios militares en el Estrecho de Taiwán, luego de que los Estados Unidos aprobaran la venta de armas y aviones de combate F-16 a la isla. Estos simulacros ocurrieron después de que el gobierno de Tsai mostrara su apoyo a los manifestantes en Hong Kong (The Defense Post, 2019).

También en agosto, el gobierno chino emitió un decreto para suspender el programa que permitía que turistas chinos de 47 ciudades viajaran a Taiwán,5 sólo empresarios y viajeros organizados podrían obtener permiso para hacerlo.6 La presidenta Tsai y el primer ministro criticaron la decisión de Beijing e indicaron que era un asunto político. Tsai expresó que el turismo no debería ser politizado y publicó en su cuenta oficial en Twitter que el gobierno chino estaba privando a la población de su derecho a experimentar el estilo de vida democrático y libre por ellos mismos (Aspinwall, 2019d).

En octubre, el gobierno de Beijing anunció la creación de cuatro bases adicionales para intercambios a través del Estrecho de Taiwán en las provincias de Hubei, Zhejiang, Guangxi Zhuang y Fujian, así como la implementación de nuevas plataformas para permitir que los compatriotas puedan desarrollar vínculos económicos, sociales y culturales en ambos lados del Estrecho. Estas cuatro bases se suman a las 75 ya existentes a lo largo de 23 regiones provinciales en China continental (China Daily, 2019b).

Crisis en Hong Kong y efectos en la política interna y externa de Taiwán

Las protestas iniciaron en Hong Kong en marzo de 2019, después de que en febrero la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, anunciara un proyecto de ley para permitir la extradición desde Hong Kong hacia China Continental, Taiwán y Macao de criminales sospechosos de delitos como violación y homicidio. Este proyecto surgió después de que un hombre residente hongkonés fuera acusado del asesinato de su novia en 2018, mientras se encontraban de viaje en Taiwán. El sospechoso huyó a Hong Kong a falta de un acuerdo de extradición entre ambas regiones. En abril hubo una segunda manifestación en contra de esta ley y en marzo alrededor de 3 000 abogados, estudiantes de derecho, académicos y fiscales organizaron una marcha silenciosa en contra de dicha iniciativa.

A partir del 9 de junio miles de jóvenes se unieron a las protestas y desde entonces las tensiones fueron en aumento. Decenas de manifestaciones han tenido lugar en la ciudad con múltiples choques entre la policía y los manifestantes. El aeropuerto, universidades, calles, centros comerciales, edificios históricos y gubernamentales se han convertido en campos de batalla. Al momento de redactar este capítulo, y después de seis meses, la crisis social persiste en la región. La propuesta de ley fue retirada definitivamente; sin embargo, los manifestantes reorientaron su lucha en pro de la democracia en Hong Kong y en contra del uso desmedido de la fuerza utilizado por la policía para frenar las protestas.

Las manifestaciones en Hong Kong han influido en la política interna, la política exterior y el curso de las elecciones en Taiwán. La directriz de las elecciones en Taipéi se reformuló debido a la politización de las manifestaciones durante las campañas presidenciales. Por su parte, Tsai logró que sus votantes se convencieran de que la adopción de la política de “un país, dos sistemas” propuesto por Beijing no era la mejor opción para Taiwán si se consideran los efectos futuros que podría generar, haciendo hincapié en las revueltas orquestadas por los manifestantes hongkoneses que están luchando para lograr procesos democráticos y evitar la injerencia de Beijing en la política local.

Para Beijing, las manifestaciones implican un entorpecimiento en su proyecto de reunificación de China, debido a que el Kuomintang, que es el medio más oportuno que Xi Jinping tiene para lograr su objetivo, tuvo que retractarse de sus declaraciones políticas, en las que aplaudía los beneficios que podría traer la implementación de “un país, dos sistemas” en Taiwán. De hecho, Han Kuo-yu tuvo que asegurar a sus electores que, aunque sigue aceptando el consenso de una China, Taiwán no está lista para aceptar la implementación de este sistema, y bajo su gobierno no lo aceptaría de ninguna manera (Taiwan News, 2019).

Consideraciones finales

Por sí solo, 2019 fue un año turbulento en la escena internacional, con decenas de revueltas sociales que buscan una reconfiguración de los modelos políticos y económicos establecidos en muchos países. Estas manifestaciones sociales, sin duda, también se presentaron en la región de Asia-Pacífico y han tenido repercusiones políticas, sociales y económicas directas para todos los actores implicados, así como repercusiones indirectas para otros, tal es el caso de Taiwán.

En 2019 puede apreciarse un deterioro de las relaciones entre China y Taipéi impulsado por múltiples precedentes, como la participación cada vez más activa de los Estados Unidos en asuntos en Asia, una política exterior más agresiva de Beijing respecto a los asuntos del Estrecho, el aumento del nacionalismo taiwanés, los efectos y la expectativa de los resultados de los comicios en enero.

Aunque es muy prematuro pronosticar el resultado de las elecciones, existen altas probabilidades de que Tsai sea reelecta presidenta de Taiwán. La permanencia en el poder del PDP implicará una desvinculación mayor de Taipéi respecto a China, pero ello conlleva un mayor riesgo de que Beijing implemente medidas más coercitivas para impedir la interferencia de actores externos en su proceso de reunificación del territorio.

Citas

  1. Albert E. China-Taiwan Relations. Council on Foreign Relations. 2019. Publisher Full Text
  2. Aspinwall N. Taiwan’s Han Kuo-yu Picks Running Mate as Scandals, Controversies Swirl. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  3. Aspinwall N. Taiwan Rebukes Beijing’s New 26 Measures for Cross-Strait Exchances. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  4. Aspinwall N. Taiwan Loses 2 Diplomatic Allies Wins US Support Ahead of Crucial Presidential Election. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  5. Aspinwall N. Taiwan Slams China’s Decision to Freeze Individual Travel to Taiwan. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  6. Burgers T., Nomaniuk S. Taiwan’s Future Submarines Should Be Unmanned. The Diplomat. 2018. Publisher Full Text
  7. Chen F. As Taiwan’s economy shines, China suffers exodus. Asia Times. 2019. Publisher Full Text
  8. Chen C., Hsu E. Taiwan passes legislation on ocean policy. Focus Taiwan, News Channel. 2019. Publisher Full Text
  9. Highlights of Xi’s speech at Taiwan message anniversary event. China Daily. 2019. Publisher Full Text
  10. 4 new bases established on mainland to boost cross-Straits exchanges. China Daily. 2019. Publisher Full Text
  11. Chiang C. J. Chi. U.S. passes bill to support Taiwan as WHO observer. Focus Taiwan, News Channel. 2019. Publisher Full Text
  12. Chung L. China travel limits might be tightened. Taipei Times. 2019. Publisher Full Text
  13. Directorate General of Budget, Accounting and Statistics, Executive Yuan, R.O.C. 2019. Publisher Full Text
  14. Feng E. Some Hong Kong Protesters Are Seeking Refuge in Taiwan. For Taiwan, It’s Complicated. NPR. 2019. Publisher Full Text
  15. Hsiao Y., Hetherington W. Experts warn on use of Chinese ‘travel document’. Taipei Times. 2019. Publisher Full Text
  16. Huai-Che J. Taiwan’s New Southboudn Policy and the Looming Election. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  17. Hunzeker M., Petrucelli J. Time for Taiwan to Scrap the Indigenous Diesel Submarine. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  18. Ku C., Yeh S., Hsu E. Tsai-Lai presidential ticket formally formed. Focus Taiwan, News Channel. 2019. Publisher Full Text
  19. Lee Y. Tuvalu rejects China offer to build islands and retains ties with Taiwan. Reuters. 2019. Publisher Full Text
  20. Lee Y., Blanchard B. Taiwan ruling party says China ‘enemy of democracy’ after meddling allegations. Reuters. 2019. Publisher Full Text
  21. Lee Y., Kao J. UPDATE 1-Taiwan economy grows 2.91% in Q3, best pace in more than a year. Reuters. 2019. Publisher Full Text
  22. Lin S. Xi Jinping Taiwan Policy and Its Impact on Cross-Strait Relations. Monitor. 2019. Publisher Full Text
  23. Nachman L., Hioe B. Taiwan’s Usually Obscure Party Lists Might Swing Its Legislative Election. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  24. Anuncian candidatos a las elecciones presidenciales de la República de China (Taiwán) 2020. Noticias de Taiwán. 2019. Publisher Full Text
  25. Observatorio de la Política China. Taiwán Hebdo 11-2019. Observatorio de la Política China. 2019. Publisher Full Text
  26. Observatorio de la Política China. Taiwán Hedbo 8-2019. Observatorio de la Política China. 2019. Publisher Full Text
  27. Office of the President, Republic of China. President Tsai issues statement on China’s President Xi’s ‘Message to Compatriots in Taiwan’. Office of the President, Republic of China News. 2019. Publisher Full Text
  28. Ogasawara Y. Taiwan’s 2020 Presidential Elections. The Diplomat. 2019. Publisher Full Text
  29. Radio Taiwán Internacional. El gobierno aprueba un plan millonario para el desarrollo de tecnología de satélites. Radio Taiwán Internacional. 2019. Publisher Full Text
  30. Radio Taiwán Internacional. El Senado de EE.UU. aprueba una ley para ayudar a Taiwán a mantener sus aliados diplomáticos. Radio Taiwán Internacional. 2019. Publisher Full Text
  31. Reuters. China says Taiwan anti-infiltration bill causes ‘alarm’ for investors. Reuters. 2019. Publisher Full Text
  32. Smith Nicola. Taiwan becomes first country in Asia to legalise same-sex marriage. The Telegraph. 2019. Publisher Full Text
  33. Beijing-Taiwan travel ban could be a double-edged sword. South China Morning Post. 2019. Publisher Full Text
  34. ‘One country, two systems’ in Taiwan ‘over my dead body’: Han Kuo-yu. Taiwan News. 2019. Publisher Full Text
  35. CEC annouced ROC (Taiwan) 2020 presidential election candidates. Taiwan Today. 2019. Publisher Full Text
  36. China to hold new military exercises in East Sea near Taiwan. The Defense Post. 2019. Publisher Full Text
  37. Wang F., Pan T. Taiwan’s government revises 2019 GDP growth up to 2.64%. Focus Taiwan, News Channel. 2019. Publisher Full Text
  38. Xinhua. Full Text: China’s National Defense in the New Era. Xinhua. 2019. Publisher Full Text
  39. Zhang Y. 26 measures to promote cross-Straits cooperation. China Daily. 2019. Publisher Full Text